Dunas de Ica: Cuando la adrenalina está sujeta a una tabla de madera

Recetas de Postres peruanos Recetas de Postres peruanos, dulces y bollos

 

Es emocionante saber como el hombre ha inventado tantos deportes extremos mezclados en diversión y retos tales como: el surf, parapente, alpinismo, puenting, motocross, etc. Mi sueño siempre fue practicar alguno de ellos ya que nunca había tenido la oportunidad de hacerlo a mi corta edad de quince años. Mi sentido aventurero por despertar ese espíritu adrenalínico que llevaba dentro fue creciendo cada vez que me acercaba a la juventud.

Dunas de Ica: Cuando la adrenalina está sujeta a una tabla de madera

Con el pasar de los años al cumplir los veintidós me enteré que mi primo Harold natural de Nueva York había contraído nupcias con una chica peruana que había conocido una vez que visitó el Perú. Es así que en una temporada del verano del año 2004 mi primo decidió conocer a sus futuros suegros y optó por pasar unas vacaciones viniendo a mi casa, al estar en Lima me propuso visitar Ica (tierra vinícola y sagrada de la cultura Wari), pues en esa provincia vivía la madre de su futura esposa. No había más que decir había aceptado con júbilo y regocijo su invitación y estaba preparado para explorar tierras desconocidas.

Emprendimos el viaje a la seis de la tarde por vía terrestre desde Lima a Ica por un espacio de 4 horas y media recorriendo aproximadamente 300 kilómetros por la Carretera Panamericana Sur. Al llegar fuimos recibidos por los familiares de Julie la novia de Harold.

Dunas de Ica: Cuando la adrenalina está sujeta a una tabla de madera

A la mañana siguiente empezó nuestra aventura, Harold, su novia y yo tomamos rumbo a un relajante oasis cerca del desierto costero llamado “La Huacachina”, la cámara fotográfica y la filmadora estaban listas para hacer tomas de distinto alcancé.

Al llegar, mi primo negoció con el dueño de unos vehículos llamados turbo areneros adecuados para recorrer y subir las dunas (hermosos valles de arena cálida y pura), pensé que esa belleza de colinas desérticas no necesitaban ser contempladas por nuestras vistas sino también por nuestros otros sentidos. Juguetes infantiles: Tienda Gormiti, Monster High, Trompos Cometa, BeyBlade, Bakugan Juguetes infantiles: Tienda Gormiti, Monster High, Trompos Cometa, BeyBlade, Bakugan y muchos más

Estando en la cúspide de una de las dunas más altas, el instructor nos proporcionó unas tablas de madera tallada que eran muy parecidas a las tablas de surf; pero, del volumen de un skate.

Dunas de Ica: Cuando la adrenalina está sujeta a una tabla de madera

El guía echó en nuestras tablas una cera líquida para que el deslizamiento sea con mayor rapidez. El momento apasionante llegó cuando me propuse a colocarme echado boca abajo en la tabla con ambos brazos pegados a mi cuerpo, no pude contener mi nerviosismo, desde arriba veía todo un panorama de páramos y el oasis parecía que se había reducido. Justo al momento de deslizarme el instructor me dijo que no vaya a girar mi cabeza por ambos lados ya que si lo hacía mi cuello se fracturaría y podía morir.

Quise detenerme en ese momento pero sentí un fuerte empujón por el instructor y no me quedó más remedio que deslizarme por la fina arena caliente. La velocidad a la que iba era espantosa por lo menos unos 90 o 100 kilómetros por hora tanto así que ni podía abrir los ojos por la mezcla de viento y arena; pero, me sentía como si estuviera en un tobogán sin fin y sin ningún medio de seguridad solo mi cuerpo pegado por inercia a la tabla, comprendí al fin el significado de una bala perdida pues no sabía cuando iba a detenerme solo escuchaba voces lejanas de Harold y Julie que decían: “voltea la cabeza y sonríe estas siendo filmado”. La magnitud física de mi cuerpo en función al tiempo que llevaba en mi deslizamiento había sobrepasado los límites de mis emociones. Al llegar a la superficie recta deje de deslizarme mediante un aterrizaje forzoso, como deseaba que la tabla tuviera frenos, pero, no fue así simplemente me detuve por haber sacado los pies y arrastrarlos por la arena antes de chocarme con la base de otra duna.

Al abrir los ojos, me percate que estaba con vida envuelto en arena por todos lados hasta los dientes, sin embargo, sentí un pequeño ardor en mi brazo derecho era pues un rasguño en sangre viva por la velocidad increíble en la que baje, pues sonriendo dije: “no se fracturó mi cuello; pero, me llevo un recuerdo del sandboard en tierras iqueñas”.

Fotos: Flickr

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://viajeaperu.es/dunas-de-ica-cuando-la-adrenalina-esta-sujeta-a-una-tabla-de-madera.html/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20